Consulta Imprimir
 

Yell Boletin  3 de el Portal de los Barcos Yell

 

No deje de visitar: www.mundodelosbarcos.com
! Toda la Náutica!

 

 

Entrar y Salir de un Puerto

En la entrada y salida de un puerto hay riesgo de colision con otros barcos y con las entradas al mismo. Las maniobras de entrada y salida de un puerto, ya sea uno de gran tamaño o un simple resguardo, son frecuentemente complicadas y en ellas suele ponerse en entredicho la habilidad y coordinacion del navegante. Complicacion que se multiplica si el trafico en el lugar en el que nos encontremos es grande. Por todo ello es fundamental que cada uno de nosotros seamos conscientes de las reglas basicas de comportamiento que rigen la entrada y salida de embarcaciones en cualquier puerto.

 

                                                                 La Velocidad

Es uno de los factores principales de riesgo cuando nos encontramos ante una aglomeracion de embarcaciones; sobre todo si, como suele ocurrir en los puertos, el espacio disponible es escaso. Si ponemos atención, en el dique de entrada de cada puerto podremos ver señalada la velocidad máxima permitida en cada caso. Una velocidad que suele establecerse entre los 2 y 4 nudos. Esta restricción de la velocidad se hace con el claro objetivo de evitar el mayor número de colisiones que sea posible y, en caso de que existan, que estas tengan las menores consecuencias. Pero además de esta forma se evitan las multiples olas producidas por embarcaciones que navegan a alta velocidad y que tan incomodas suelen resultar para los barcos que se encuentran amarrados o fondeados en el puerto, al hacerles balancear. Nunca debemos sobrepasar la velocidad maxima permitida, pero ademas deberemos reducirla más cuanto mas nos adentremos en el puerto y al acercarnos a las embarcaciones que se encuentren amarradas. Tanto al entrar como al salir de puerto deberemos reducir la velocidad y en ambos movimientos tenemos que estar totalmente atentos para evitar cualquier choque contra embarcaciones que naveguen en sentido contrario al nuestro. En cada puerto deportivo en particular encontraremos normas concretas de actuación, es conveniente conocerlas y respetarlas.


                                                        El Tipo de Embarcacion

El estado de la mar, la direccion y fuerza del viento... nos obligaran a variar nuestras opiniones una vez nos dispongamos a maniobrar; existen una serie de recomendaciones que debemos tener en cuenta a la hora de hacerlo: Si disponemos de una embarcación a motor, la salida más facil será con el viento de proa (aunque esto no significa que se puedan realizar maniobras adecuadas si el viento sopla de otro lado). A la hora de la llegada sera preferible tener el viento de proa o de popa. En caso de que nuestra embarcacion sea de vela, en la salida deberemos elegir rumbo portante (o cuanto menos, viento de través). Para llegar será conveniente orientar el barco en el último momento en la posición en la que más frenado se quede, es decir, proa al viento o muy cerca de la ceñida, ya que sino no podrá pararse solo.

                                                   La Meteorología y el Estado del Mar

En algunos puertos, cuando el mar se encuentra agitado, se producen olas de importante consideración e incluso una "barra" que puede resultar peligroso cruzar tanto a la hora de entrar como a la de salir. Por eso cualquier navegante debera estar constantemente pendiente del estado de la mar aunque se encuentre en puerto. Si al salir nos encontramos con oleaje, deberemos actuar con rapidez colocando la embarcacion con la proa hacia la ola, nunca la banda, para que podamos superar la ola sin temor a que el barco vuelque. Además del estado de la mar, deberemos ser conscientes de la meteorologia reinante, asi como de las caracteristicas del viento, las cuales nos pueden llevar a realizar movimientos bruscos con los que no contamos. Evidentemente, al navegar a poca velocidad el viento influira mucho mas en nuestra embarcacion, lo cual, en caso de que se den bocanadas de gran fuerza, puede llevarnos incluso a la perdida de control, algo enormemente peligroso si nos encontramos en un lugar con escaso espacio para la reacción. Debemos ser conscientes de que cada puerto tiene unas características físicas y meteorologicas propias, que sera conveniente conocer, sabiendo cómo puede influir en nuestra navegacion por el mismo.

                                                              Las Normas


La norma que rige el paso en cualquier puerto es la siguiente: en caso de cruzarse dos embarcaciones en un mismo punto, siempre tendra preferencia de paso la que se encuentre en estribor (derecha), a menos que la de babor (izquierda) tenga algún problema de maniobrabilidad o gobierno. Ahora bien, en el caso de que nos encontremos en una situacion de preferencia pero ante un barco de gran tamaño, lo mas correcto es dejar paso a la embarcacion de mayor volumen ya que esta tendra sin duda mayores problemas a la hora de realizar cualquier tipo de maniobra en los estrechos canales de cualquier puerto. Las embarcaciones de vela ligera son las unicas que pueden entrar y salir del puerto sin motor, el resto de los barcos deberan utilizarlo. Además de estas reglas de navegación, existen otras que entran más en el terreno de cívico y del respeto mutuo entre los propietarios de embarcaciones. No armar excesivo ruido, no dedicarnos a pasear de un lado al otro del puerto para evitar generar oleaje, no acercarnos excesivamente a otra embarcacion al pasar por su lado... son sólo buenos ejemplos de un comportamiento que demuestra respeto hacia los demas.

                                                      El Arribo a otro Puerto


A veces navegando podemos encontrar lugares que nos resulte interesante visitar. Puede coincidir que dispongan de puertos que no ofrecen la estructura y facilidades de la marina especial para yates. Al llegar a un puerto "extraño" nos convertiremos en un "barco de transito" y consecuentemente deberemos tener en cuenta determinadas formas de actuación. En los puertos que esten correctamente equipados, deberemos amarrar en el muelle de llegada o muelle de espera, siendo obligación del patrón presentarse en Capitanía donde, tras efectuar los tramites de la llegada, se le asignara un amarre adecuado a las caracteristicas del barco. En caso de que este muelle de llegada no exista, lo correcto es dar una "vuelta de reconocimiento" para poder divisar los sitios que haya libres. En caso de que no dispongamos de ningún espacio libre, deberemos consultar la posibilidad de abarloarnos a otra embarcacion que se encuentre amarrada a puerto. En caso de que así sea, deberemos respetar unas mínimas reglas de marinería y urbanidad que nos permitan abarloarnos sin ser molestia para otros.

1. Hay que buscar un barco de más eslora que el nuestro, o similar, nunca más corto.
2. Procurar que los mástiles no estén a la misma altura. Cuando pase una motora y nos agite con su oleaje, se evitara que se toquen o enganchen.
3. Pedir permiso educadamente a la tripulacion del barco a quien nos vamos a abarloar.
4. Poner defensas grandes y limpias.
5. Amarrar con cabos y spring el barco interior, pero enviar también amarras a tierra, para que no sea el, unicamente quien nos aguante.
6. Una vez amarrados, para bajar a tierra, descalzarse para pasar la cubierta del otro barco y nunca hacerlo por popa del palo: la cortesía obliga a pasar por proa, donde no nos entrometeremos en la vida de a bordo 
                                                            

                                        

                                              

                                                             Para Saber 

Cuando entremos en un muelle debemos tener siempre presente que las reglas de rumbo y gobierno se modifican y que todos los barcos, grandes o pequeños, a motor o a vela, deben circular por la derecha, sin que en ningun momento uno de menor tamaño estorbe a otro mayor.
• Los puertos comerciales disponen de reglamentacion especial que deberemos respetar en todo momento, teniendo en cuenta el tamaño de las embarcaciones que por ellos se mueven.
• Al entrar en puerto, el patrón debera estar pendiente en todo momento de las señales que se le ofrezcan para facilitar la maniobra de entrada. Por lo tanto no debera existir ningun elemento, ni siquiera una caña, que le impida una visión perfectamente clara de la situación.
• Si nos encontramos en un puerto desconocido, deberemos tener especial cuidado con los lugares que encontremos libres para amarrar. Estos sitios pueden ser una "trampa" rellena de lapas o bien estar reservados para otras embarcaciones de servicio o pesqueros. Siempre es conveniente informarnos en la autoridad portuaria competente.
• En el caso de que el puerto en el que deseamos amarrar este lleno y no haya posibilidad de abarloarse a otra embarcacion, podremos tomar la decision de recalar en un fondeadero exterior. Antes de hacerlo deberemos examinar las características del lugar: forma de la costa, naturaleza del fondo, corrientes de agua, duracion de nuestra estancia, meteorologia (actual y prevista)... En este sentido pondremos atencion en el estado de los barcos que se encuentran fondeados, que nos indicarán el mejor lugar para fondear, al tiempo que podremos acercarnos a ellos para hacerlo.

• En relación con el anterior punto, tenga en cuenta esta recomendación: no se coloque a sotavento de un barco de grandes dimensiones.

Yell Si desea recibir semanalmente nuevos Boletines con Información Náutica Actualizada envié un E-Mail a:

 editor@elportaldelosbarcos.com 

Indicando solicito se me envien próximos Boletines

 



       
       

                  

Participa Ahora en El Portal de los Barcos  
 
PWeb 2.0 - Powerder by Cibermedio.com.ar